Por la pandemia, una orquesta boliviana lleva más de dos meses confinada en un castillo alemán

FACEBOOK OEIN

FACEBOOK OEIN

Los 25 miembros de la Orquesta Experimental de Instrumentos Nativos se encontraban de gira en el país europeo cuando este cerro sus fronteras e impuso las restricciones de viaje, las cuales siguen vigentes. Para costear su estadía han grabado audio, video y presentaciones digitales

La Orquesta Experimental de Instrumentos Nativos de Bolivia llegó a Alemania el 10 de marzo para continuar preparando lo que sería su participación en el Festival de Música de Berlín, 10 días después. Sin embargo, y al igual que sucedió con prácticamente todos los asuntos globales, el avance de la pandemia de coronavirus alteró sus planes.

No solo fue cancelado el evento, sino que también fue afectado su vuelo de regreso a Bolivia. Al mismo tiempo, las autoridades germanas cerraron las fronteras, impusieron estrictas medidas de aislamiento social. Poco después, Bolivia hizo lo propio.

Más de dos meses después, los 25 miembros del grupo musical continúan confinados en el país europeo. Y, más concretamente, un castillo de aproximadamente 600 años de antiguedad que supo ser habitado por miembros de la realeza alemana.

Al lado de la masiva edificación se encuentra emplazada la Academia de Música de Rheinsberg, donde la orquesta tenía arreglada una corta estadía en el marco de su viaje. Sin embargo, el calendario marca que ya lleva más de 70 días de duración.

En el interín han podido continuar con sus ejercicios sin problemas, considerando que la Academia cuenta con 25 salas de ensayo de distintos tamaños, una biblioteca especializada en música y 40 habitaciones.

Sin embargo, las comodidades tienen un costo que no es barato para el grupo sudamericano. Según consignó a El País su director, Carlos Gutiérrez, es de 2.000 euros diarios.

(Facebook: OEIN)

De hecho, en una publicación realizada el pasado 10 de mayo con motivo del 40° aniversario del grupo, la orquesta agradece a 10 organizaciones distintas por ofrecerles “distintas alternativas de trabajo que nos permitieron cubrir los costos de nuestra estadía forzada en Alemania”.

Entre ellos se destaca PHONIX16, con el que colaboran y que les ha acompañado en todo momento desde el inicio de su odisea.

Los proyectos en los que participaron ya han terminado, por lo que el grupo ha buscado alternativas para costear los gastos de su futuro inmediato, que no solo incluye la estadía sino también lograr la manera de conseguir un vuelo de vuelta a Bolivia y, de lograr volver, la cuarentena de 14 días en suelo boliviano.

En consecuencia, la orquesta se encuentra grabando audio, video y presentaciones digitales. Y ha lanzado un proyecto de crowdfunding en redes sociales para obtener financiamiento.

“Aún no sabemos cuánto tiempo más debemos permanecer acá, pero mantenemos toda la voluntad de trabajar y seguir desarrollando ideas artísticas”, agrega el mensaje. Un día antes, los miembros celebraron la fecha con un concierto virtual en el que desplegaron la premisa de su trabajo: en sus palabras, combinar la música andina prehispánica con aquella de vanguardia.

Los desafíos de la estadía no se circunscriben a los costos. También han aparecido otros de naturaleza personal. Los miembros de la orquesta han manifestado sus intenciones de volver a su país para estar con sus familias durante la pandemia. Pero aseguran que el estado no les ha provisto ayuda o soluciones.

(Facebook: OEIN)

“La política de repatriación del Gobierno no está ni siquiera diseñada. No tenemos alternativas claras. Más allá de qwue no se tengan recursos para traer de vuelta a las personas, lo que sí se debería tener es capacidad de gestión, y eso no está pasando”, dijo Gutierréz a El País.

No obstante, aseguran que no pierden las esperanzas: “Esperamos con todo el corazón que pronto podamos volver a Bolivia y abrazar a los nuestros.Ojalá las cosas mejoren para el mundo. Ojalá pronto podamos volver a presentarles nuestra música”, concluye el mensaje publicado en sus redes sociales.

FUENTE:INFOBAE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *