SONIA FALCONE CAPTURA EN VALLE TUPAVACA LA BELLEZA BOLIVIANA

  • La artista plástica recurre al juego de imágenes pares que aluden a las dualidades

Ciudad de México, noviembre de 2020. Este díptico de fotografías títulado Valle Tupavaca, forma parte de una serie de imágenes que documentan el recorrido que hizo la artista Sonia Falcone en busca del registro lingüístico del ancestral idioma Aymara y de otras lenguas en Bolivia, así como de los parajes que aún hoy forman parte de una geografía mítica. La palabra Tucavaca proviene de la fusión de dos dialectos, dicen que designa el “río donde hay muchas aves carao”, según la fusión de los dialectos Otuquí y Chiquitano.

Una vez más, Sonia Falcone recurre aquí al juego de imágenes pares que se complementan y al tiempo aluden a las dualidades, al duplicar la imagen del valle de Tupavaca, un área ecológica de enorme biodiversidad que los pobladores se enorgullecen de haber logrado convertir en una reserva protegida y que está situada en el departamento de Santa Cruz, de donde es oriunda Falcone.

La composición del díptico, a modo de espejo, exalta las cualidades de la imagen que la artista tomó al amanecer de los montículos sobre las Serranías de Santiago de Chiquitos, que se consideran el bosque seco tropical mejor conservado del planeta; al tiempo, evoca la dualidad de uno de los lugares cuya belleza y riqueza en recursos naturales la hace aún más frágil porque puede crear espejismos como el de las promesas de las industrias mineras.

La niebla azulosa captada en las fotografías crea la ilusión de un mundo sumergido bajo el agua de un universo casi onírico, con la atmósfera de un espacio fuera del tiempo que parece pertenecer a la ficción. Al componer la imagen duplicada, la extrañeza que produce esta geografía maravillosa se exalta aún más, y esto es justamente lo que busca la artista: provocar el modo de contemplación que habitualmente sólo surge frente a los entornos con los que no estamos familiarizados.

Por eso, la función descriptiva del título es aquí un ancla a la geografía real que se reverencia. Frente a las posibilidades de la explotación de hidrocarburos que aparece como la gran tentación de la zona, el arte en Valle Tupavaca, abre un paraje para salvaguardar la maravilla de lo que existe.

Mantente informado sobre las actividades de la Fundación AMA Saving The Oceans, así como de su presidenta Sonia Falcone a través de sus redes sociales:

Instagram: ama_saving_the_oceans
Web: https://amafoundation.uk.com/
Instagram: @sonia_falcone
Twitter: @SoniaFalcone
FB: Sonia Falcone

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *