LAS MISERIAS DE LA POLITICA. Opinión.Marcelo Chinche Calizaya

Oh! bendita política que en tu honor se promueven grandes cambios y transformaciones, las más de las veces arbitrarias e impuestas –olvidando con ello su verdadera esencia-, sin importar los efectos y daños colaterales que pudieran emerger dela presión impetuosa que lo motiva; además de provocar apasionamientos, fanatismos y fraccionamientos ocasionales, que ponen a prueba la vigencia de principios y códigos éticos, cual reglas de conducta casi siempre ausentes a la hora de encumbrarse en el efímero poder.

Resulta imposible abstraerse de ella, pues lejos de estar circunscrita a la esfera del gobierno, adquiere mayor sentido en las practicas e interacciones cotidianas, en la configuración de ideologías entendidas como valoraciones de arquetipos e inventivas sagacidades en función de ciertas aspiraciones y fines prácticos; aunque sin dejar de lado, las necesarias y urgentes reflexiones sobre sus efectos y consecuencias en los grupos sociales. Ello aduce al acto de conocer y hacer del bien como la esencia de toda virtud, cual fundamento del más alto principio que erige una sociedad humana y, cuya orientación, otorga sentido a la existencia humana.

Más allá de estas y otras consideraciones, resulta deplorable apreciar las deformaciones e insanas practicas guiadas por mezquindades, egoísmos, revanchismos y evidentes frustraciones que sistemáticamente corroen los cimientos de su naturaleza, llegando a extremos inimaginables por sostener un “proyecto político” que, al estar pervertido y desgastado, recurre al empleo de armas innobles y vergonzosas, cuyo propósito no es otro sino el de la simple imposición y dominación del o los adversarios -aun estos no sean responsables de sus tragedias y miserias humanas-; la conquista fatua y aberrante que permita conservar y mantener un poder desprovisto de legitimidad y consenso.

Como no podría ser de otro modo, acá se incluyen aquellos “experimentados políticos” cual gurús reverenciados al interior de su imaginario feudo; quienes continuamente maquinan premisas y consignas infames las más de las veces exageradas e inventadas para desacreditar y menoscabar el potencial de aquellos que se atreven a cuestionar y evidenciar sus grandes complejos, frustraciones y limitaciones. Por otro lado, están aquellos rencorosos inestablesque, ante la negativa de materializar pactos y acuerdos, operan con amargura, hostilidad y represalia ante la insatisfacción de no haber logrado sus propósitos, peor aún si en ellos suele coincidir y entrelazarse expectativas e intereses sentimentales personales, para favorecer directamente a terceros en estas subterráneas transacciones.

Es censurable apreciar la delgada linea que divide lo correcto de lo incorrecto, lo digno de lo indigno y que continuamente traslapan y sesgan cualquier decisión política. Por otro lado, la vigencia de intrigas inescrupulosas y objeciones de diversa índole, constituyen el arsenal grotesco e inaplazable de cuanta falacia, argucia,embuste, detracción, afrenta y difamación les sea permitido elucubrar, con tal de conservar ciertos privilegios y ventajas mal habidas yen el que las razones de orden académico, intelectual y meritorio, definitivamente son insuficientes e intrascendentes; pues al parecer, resulta vital salvaguardar la miseria y pobreza que traen consigo aquella pléyade de allegadosserviles e incondicionales que, en otras circunstancias, hace tiempo debieron ser extirpados, cual inmundicia que corroe, contamina y avergüenza el desarrollo y funcionamiento de cualquier entidad pública o privada.

Queda la esperanza que aquellos “miserables de la política”entiendan que no se brilla apagando la luz de aquellos “otros” cuyos principios y atributos de éxito responden al continuo esfuerzo, dedicación y compromiso por alcanzar un capital cultural ostensible. Tales cualidades, definitivamente son ajenas y nunca podrán ser equiparables a la condición y naturaleza de esa decadente y nefasta práctica del poder político circunstancial.

MGR. MARCELO CHINCHE CALIZAYA

CATEDRÁTICO UNIVERSITARIO E INVESTIGADOR

COLUMNA ENTRELINEAS 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *