El coronavirus avanza por el mundo y llega a Latinoamérica; EEUU se prepara

Un grupo de trabajadores desinfecta un mercado en Daegu, Corea del Sur. Foto: AFP

Un grupo de trabajadores desinfecta un mercado en Daegu, Corea del Sur. Foto: AFP

El virus COVID-19 deja ya 2.700 muertos y más de 80.000 infectados en una treintena de países, aunque China, donde se reportó por primera vez a fines de diciembre, sigue siendo el más afectado, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La Razón Digital / AFP / Washington

08:00 / 27 de febrero de 2020

El coronavirus surgido en China continuó el miércoles propagándose por el mundo, con más casos en Asia, Europa y África y uno en Brasil, el primero de América Latina, mientras Estados Unidos se prepara para atender la epidemia y no descarta nuevas restricciones de viaje.

El virus COVID-19 deja ya 2.700 muertos y más de 80.000 infectados en una treintena de países, aunque China, donde se reportó por primera vez a fines de diciembre, sigue siendo el más afectado, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Sin embargo, más enfermos se están registrando fuera de China que dentro del país, dijo el organismo.

Prueba de esto fue el paciente confirmado en Brasil, un hombre de 61 años residente en Sao Paulo que acaba de regresar de la región italiana de Lombardía, foco europeo de la epidemia. El gobierno brasileño dijo que investiga otros 20 casos.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo que no descarta restricciones para viajeros de Italia, que tiene 400 casos, y Corea del Sur, que suma casi 1.600 casos, el mayor foco fuera de China. Ambos reportaron 12 muertes.

Washington ya impuso una prohibición de entrada a los extranjeros que viajaron a China en las últimas dos semanas.

Grecia, Georgia, Noruega y Rumania confirmaron sus primeros pacientes con coronavirus. El caso griego es una mujer que había estado en Italia, mientras que Francia, España, Croacia, Austria, Macedonia del Norte y Argelia también han anunciado infecciones relacionadas con ese país.

Centenares de turistas permanecen en tanto confinados por precaución en un hotel de Tenerife, en las islas Canarias.

Pakistán también detectó sus dos primeros casos el miércoles, días después de cerrar su frontera con Irán, que también se ha convertido en un importante foco de la enfermedad.

‘Pánico’ y suspensiones

Aunque las autoridades han buscado frenar la histeria, los temores sobre la propagación de la epidemia han hundido a los mercados mundiales en los últimos días, mientras que eventos deportivos y festivales en toda Europa han sido cancelados.

El miércoles se suspendió un partido de rugby del Torneo de las Seis Naciones entre Italia e Irlanda en Dublín el 7 de marzo, y las Finales de la Copa del Mundo de esquí alpino, previstas en Italia el próximo mes, se celebrarán sin ningún aficionado en las pistas.

El FMI y del Banco Mundial dijeron que siguen «de cerca» el desarrollo de la epidemia y van a tomar «en los próximos días» una decisión sobre si suspenden su reunión semestral de abril en Washington.

Trump, quien acusó a los medios estadounidenses de provocar «pánico» en los mercados, dijo que la propagación del virus en el país «no era inevitable», contradiciendo a una alta funcionaria de su gobierno que había advertido un día antes que es sólo cuestión de tiempo que esto ocurra.

En una conferencia de prensa en tono optimista, en la que Trump nombró al vicepresidente Mike Pence para dirigir la respuesta a la epidemia, las autoridades de salud estadounidenses dijeron que habían detectado el primer caso en el país en que el paciente no había estado en ninguna región expuesta al nuevo coronavirus, o en contacto con otro paciente que se supiera que estaba infectado.

Menos TV y más Biblia

El COVID-2019 se estima que surgió en un mercado en la ciudad de Wuhan en la provincia china de Hubei a fines de 2019, donde puede haberse transmitido a un humano desde un animal.

Decenas de millones de personas fueron aisladas en China. En Pekín sigue vigente la exigencia de una cuarentena domiciliaria de 14 días para quienes hayan viajado al interior del país.

China fue elogiada por su respuesta a la crisis, aunque el gobierno comunista enfrentó críticas en su país por silenciar a un médico que denunció la enfermedad y terminó falleciendo por el virus.

La OMS ha pedido prepararse «para una pandemia potencial» y advirtió que los países pobres están particularmente en riesgo, lo que generó temores para América Latina y África.

En Corea del Sur, el país más afectado después de China, el brote se remonta a una secta religiosa en la ciudad sureña de Daegu. Las calles de la ciudad han estado en gran parte desiertas durante días.

Mientras tanto, en Medio Oriente, el virus se ha cobrado 19 vidas en Irán, la cifra más alta fuera de China. Varios países del Golfo han anunciado medidas para cortar los vínculos con Irán en un intento por detener la propagación del virus, y Arabia Saudita ha suspendido las visas para los peregrinos que visitan La Meca.

La organización Reporteros sin Fronteras denunció que las autoridades iraníes «parecen estar escondiendo» información sobre la crisis.

En Roma, el papa Francisco mostró su solidaridad con las personas contagiadas e instó a desestimar los rumores y el miedo. Para ello, aconsejó «apagar la televisión y abrir la Biblia». (27/02/2020)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *