ROSITA POCHI, JERARQUÍA Y RITUALIDAD GUARANÍ

  • En el diseño de este traje típico la artista plástica contemporánea Sonia Falcone rescata el fucsia, un color omnipresente en los telares y obras de los pueblos nativos de América

Ciudad de México, 4 de agosto de 2020. El pueblo guaraní tiene una literatura oral y una historia singulares. En las Reducciones de los jesuitas los bolivianos crearon un notable ejemplo de sincretismo cultural en la música y el canto.

En Bolivia, hay todavía una amplia población guaraní, así que, con el traje típico realizado por Sonia Falcone titulado Rosita Pochi, evoca la jerarquía y la ritualidad de los guaraníes. En este pueblo la reina recibe el nombre de burubicha kuña. Los reyes guaraníes reciben su poder de los ancestros a los que honran en las máscaras; y su visión cósmica de las estrellas, que originan las formas geométricas estelares llamadas Karapepos y recreadas en los telares por las tejedoras. En sueños, el espíritu de la reina guaraní, Burubicha Kuña les inspira nuevas formas tejidas.

La producción de este vestido fue encargada por la artista plástica contemporánea de origen boliviano, a una artesana que aprendió a urdir telas con la técnica guaraní. En el diseño rescata el fucsia, un color omnipresente en los telares y obras de los pueblos nativos de América y la figura de los karapepos y elementos del traje de Rosita Pochi, nombre genérico de la mujer a la que canta una pieza musical típica de Santa Cruz, Bolivia, de origen guaraní, ciudad que vio nacer a Sonia Falcone.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *