Quién es Elon Musk y cómo logró su éxito

¿Cómo se convirtió un niño «nerd» de Sudáfrica en un empresario de fama mundial? La historia de Elon Musk enseña que algunos principios simples, aplicados implacablemente, pueden producir resultados sorprendentes.

Deutsche Welle Hace 5/30/2020 5:00:11 PM

Elon Musk nació en 1971 en Sudáfrica. Su madre es la modelo y dietista Maye Musk, y su padre, Errol Musk, un ingeniero electromecánico, a quien Elon ha descrito como «un ser humano terrible». Elon Reeve Musk es el mayor de los tres hijos de la familia, y es ciudadano de tres países: Sudáfrica, Canadá y Estados Unidos.

Musk pasó su infancia con la nariz metida en libros y computadoras. Fue un niño pequeño e introvertido, condenado al ostracismo por sus compañeros de escuela y regularmente golpeado por los grandulones de la clase. Pero en su adolescencia, él mismo creció lo suficiente y muy aceleradamente, así que pudo defenderse.

Primeras empresas

Musk se mudó a Silicon Valley en el verano de 1995. Se inscribió en un programa de doctorado en Física Aplicada en la Universidad de Stanford, pero se retiró después de solo dos días. Su hermano Kimball Musk, 15 meses más joven que Elon, acababa de graduarse de la Universidad de Queen con un título en finanzas, y se unió a él en California. La Internet temprana despegaba, y los hermanos decidieron lanzar una empresa startup a la cual llamaron Zip2. Era una especie de directorio de negocios en línea, equipado con mapas.

Con el tiempo, los hermanos encontraron inversionistas para Zip2 y la convirtieron en una compañía exitosa. En 1999, los hermanos vendieron Zip2 al fabricante de computadoras Compaq por 307 millones de dólares.

Luego, Elon fundó por su cuenta una compañía de servicios financieros en línea: X.com. Su principal rival era una empresa llamada Confinity, fundada por Peter Thiel y dos socios, tan solo unos meses después de X.com. Ambas tenían sus oficinas en el mismo edificio. Las dos compañías se fusionaron en marzo de 2000 y tomaron el nombre de su producto principal, PayPal, un servicio de transferencia de dinero en línea, de persona a persona.

Ebay, el servicio de subastas en línea, compró PayPal en octubre de 2002, a cambio de acciones de Ebay por un valor de 1.500 millones de dólares. A la edad de 31 años, Elon Musk, quien había sido el mayor accionista de PayPal, con el 11.7 por ciento de las acciones, se hizo dueño de 165 millones de dólares en acciones de Ebay.

Tres misiones

Las compañías que Elon Musk fundó, cofundó y/o dirigió desde que abandonó PayPal –dos de las cuales son SpaceX y Tesla Motors, en las cuales arriesgó toda su fortuna–, se centran en abordar tres dilemas distintos a largo plazo para la humanidad a largo plazo: el riesgo climático, el riesgo de la dependencia de un solo planeta y el riesgo de obsolescencia de la especie humana.

Riesgo climático

Tesla Motors, SolarCity y The Boring Company tienen como objetivo abordar el riesgo climático acelerando la transición a la electricidad limpia y al transporte eléctrico.

Riesgo de dependencia de un solo planeta

Según Musk, la supervivencia de la Humanidad está en riesgo a largo plazo si se limita solo a este planeta. Tarde o temprano, algún desastre, tal vez un asteroide, un supervolcán o una guerra nuclear, terminará nuestra existencia en la Tierra. Musk fundó Space Exploration Technologies Corp., o SpaceX, en mayo de 2002, con el objetivo de sacar a los seres humanos del planeta.

Musk aprendió por sí mismo las habilidades de ingeniería necesarias para diseñar cohetes, y es director de tecnología y CEO de SpaceX. Una contratación clave al principio fue la undécima empleada en unirse: Gwynne Shotwell, encargada del desarrollo comercial. Ella pronto se estableció como brazo derecho de Musk en SpaceX. Se ha convertido en una leyenda en el mundo de la tecnología espacial, y la compañía bien podría haber fallado sin ella.

Riesgo de obsolescencia de la especie humana

Musk y otros pensadores dicen que las superinteligencias generales artificiales (AGSI), es decir, las inteligencias generales de máquinas más inteligentes que los seres humanos, presentarán un enorme riesgo existencial para el futuro de la humanidad.

Es por eso que, en diciembre de 2015, cofundó la compañía sin fines de lucro OpenAI para desarrollar una «IA amigable». OpenAI proporciona acceso gratuito a sus resultados avanzados de investigación de IA; la idea es difundir técnicas para hacer que AGSI sea seguro y evitar que grupos poderosos monopolicen AGSI.

Pasos equivocados, tiempos difíciles y controversia

Elon Musk no es un héroe perfecto e infalible. Es un creador brillante de visión y capacidad extraordinarias, pero también es, según algunos ex empleados, un hombre muy difícil para trabajar. Trabaja 80 horas a la semana, y espera que sus ingenieros también mantengan ese horario.

A menudo es impaciente con sus compañeros de trabajo, y cuando está estresado, a veces despide a las personas en el acto por lo que considera muestras de supuesta incompetencia que otros considerarían como errores muy menores.

En sus comunicados, Musk ha cometido varios errores de juicio, a veces enviando tweets incendiarios por los que luego tuvo que disculparse (tuitea mucho).

En mayo de 2020, Musk resistió una intensa controversia sobre su decisión de reabrir la planta de fabricación de Tesla Motors en Fremont, California, después de un cierre de dos meses. Musk reaccionaba con el cierre a las declaraciones de un funcionario del condado de Alameda que dictaminó que Tesla no era un «negocio esencial» que y debía permanecer cerrado debido al confinamiento por el SARS-CoV-2 en la región.

Pese a estas y otras controversias y comentarios públicos mal formulados, ha habido pocos errores importantes de Elon Musk en la ejecución de su negocio principal. Dado que Tesla y SpaceX han resistido sus frágiles años de crecimiento temprano, y ahora están en camino de convertirse en consorcios plenamente consolidados, no aparecen obstáculos visibles que pudieran frenar a Elon Musk, mientras el empresario se empeña por llevar a sus compañías, literalmente, hasta las estrellas.

FUENTE:EL DEBER

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *