CAF destinará USD 25.000 millones en los próximos cinco años para fomentar el crecimiento verde

El organismo multilateral plantea una estrategia verde que impulse la acción climática, la conservación de la biodiversidad, la transición energética y las soluciones basadas en la naturaleza. En los próximos cinco años, movilizará recursos financieros propios y alineará intereses de actores públicos y privados alrededor de la responsabilidad ambiental y social y de la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero. El financiamiento verde de la institución pasará del 26% en 2020 al 40% en 2026.

Durante la COP26 de Glasgow, CAF -banco de desarrollo de América Latina- anunció su compromiso para destinar USD 25.000 millones durante los próximos cinco años para operaciones verdes que ayuden a los países de la región a incrementar la resiliencia climática, promover la transición energética, lograr un crecimiento bajo en emisiones de gases de efecto invernadero y fortalecer la conservación de los ecosistemas naturales y la biodiversidad.

La institución también plantea reforzar la movilización de fuentes de financiamiento de terceros, como por ejemplo con la emisión de bonos y fondos verdes y climáticos, y promoverá alianzas estratégicas que permitan potenciar el trabajo coordinado entre gobiernos, sociedad civil, organismos internacionales, ONGs y sector privado. Esto ayudará a conservar la biodiversidad, diseñar políticas públicas de adaptación y mitigación, fortalecer las capacidades de los gobiernos e incentivar un crecimiento económico respetuoso con el medio ambiente e inclusivo.

“El planeta necesita del liderazgo de América Latina para garantizar su propia supervivencia, y la región deberá aprovechar su posición para lograr un crecimiento económico sostenido que le ayude a superar las brechas estructurales en pobreza, competitividad e inclusión. Para hacer frente al cambio climático es fundamental que adoptemos nuevos instrumentos financieros que garanticen la financiación actual y atraigan nuevas inversiones del sector privado”, dijo Sergio Díaz-Granados, presidente ejecutivo de CAF.

Una de las primeras acciones vinculadas con la nueva estrategia verde de CAF es el aporte de USD 1 millón para reforzar el acuerdo entre Colombia, Costa Rica, Ecuador y Panamá para conservar el Corredor Marino del Pacífico Este Tropical, un ecosistema que genera USD 3.000 millones anuales derivados principalmente de la pesca, el turismo y el transporte marítimo.

Además, CAF construirá una plataforma de movilización de fondos climáticos y ambientales que en el periodo 2021-2026 posibilite movilizar al menos USD 1.500 millones de financiamiento concesional a la región, y, paralelamente, creará un HUB para el Caribe en Trinidad y Tobago, que dará un énfasis especial a temas medio ambientales y prevención de desastres naturales en la región.

CAF juega un papel de liderazgo en el IDFC (International Development Finance Club), organización que cuenta con 26 miembros que trabajan juntos en el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible ODS y los compromisos del Acuerdo Climático de París, uniendo fuerzas para promover y aprovechar la Inversión en Desarrollo Sostenible en todo el mundo. También se encuentra acreditada ante los principales fondos verdes para el financiamiento global, como son el Fondo de Adaptación, del Global Environment Facility (GEF) y del Green Climate Fund (GCF), apoyando así a sus países miembros en la implementación de proyectos que contribuyen al cumplimiento de sus compromisos ambientales y climáticos.

Líneas estratégicas del banco verde de América Latina

CAF está comprometido con convertirse en el banco verde de América Latina, a través de una serie de líneas estratégicas, que se resumen en los siguientes puntos:

  • Cartera de operaciones verdes que contemplen intervenciones en capital natural y medidas de mitigación y adaptación al cambio climático. Esto implica líneas de crédito otorgadas a las instituciones financieras intermediarias con las que CAF trabaja en sus países accionistas.
  • Alianzas estratégicas con inversionistas y aliados internacionales, como fondos especializados, banca y sector privado para captar y movilizar nuevos recursos.
  • Instrumentos financieros novedosos que permitan optimizar el uso del capital.
  • Nuevas alianzas con universidades, fundaciones, ONGs, gobiernos subnacionales para intercambiar conocimiento y mejores prácticas.
  • Creación de una plataforma regional para afrontar la crisis climática y de pérdida de biodiversidad.
  • Coordinación con actores locales como base de la acción climática. 
  • Financiamiento verde en los mercados de capitales bajo el marco del Programa de Bonos Verdes de CAF.
  • Transición del tejido empresarial hacia modelos de producción sostenibles y resilientes, que cumplan con los compromisos de reducción de gases de efecto invernadero y potencien la productividad, innovación y digitalización. beneficios en sostenibilidad.
  • Apoyo en la formación de un mercado regional de carbono, que canalice recursos internacional en favor de la transformación productiva, sostenible y resiliente de América Latina y el Caribe.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *